martes, 6 de marzo de 2012

‘INVESTIGACIÓN CUANTITATIVA, CUALITATIVA Y MIXTA: LA IDEA’


Mayra Sevillano González

Cualquier investigación se inicia por una idea, son ellas las que nos encaminan hacia una realidad objetiva (cuantitativa) o una realidad subjetiva (cualitativa).

Las ideas pueden ser el resultado de diferentes situaciones, como experiencias libros, películas, programas de televisión, pensamientos, intuiciones, conversaciones e incluso la internet, cualquier cosa por insignificante que lo parezca, puede ser el detonante de una gran idea para emprender una investigación.

Las fuentes pueden ser muy diversas, lo importante es la idea y a lo que esta conlleva, puede suceder en cualquier momento y circunstancia, aunque también puede pasar que surjan ideas una tanto vagas o dispersas, por lo que tocará la tarea de delimitarlas un poco más para que el punto del que va a partir la investigación sea claro y específico, de este modo se le facilitará la búsqueda y obtención de información.

Vaguedad de las ideas iniciales

Es muy importante la etapa de la selección del tema de investigación, sin embargo, es aún más importante trasformar el tema en problema. Mientras el tema siga siendo sólo tema, y no exista una problematización sobre él, se puede afirmar con absoluta certeza que la investigación no ha iniciado.

Para ello, el investigador tendrá que analizar a detalle cada una de las opciones, e indagar sobre ellas. Además, una vez que se tengan las ideas bien aterrizadas resultará más sencillo para el investigador involucrarse por completo con el tema o problemática sobre la que está indagando.

Una vez que ya se tiene bien determinada la temática a investigar, es entonces cuando hay que localizar los antecedentes sobre la misma, esto ayudará a:

  •  No investigar sobre algún tema que ya se haya estudiado a fondo, es decir esto evitará que la investigación resulte repetitiva y servirá para darle un enfoque diferente.
  • Estructurar más formalmente la idea de investigación, esto facilitará la delimitación del tema y por ende la localización de la información relacionada, es decir es como un boceto o guía en el proceso de investigación.
  •  Seleccionar la perspectiva principal desde la cual se abordará la idea de investigación, hay que decidir cuál será el enfoque a seguir, hacia donde se encaminará la indagación.

Investigación previa de las temas

Si el investigador conoce y se involucra con el tema, el proceso para pulir la idea será más sencillo siempre y cuando haya:
  • Temas ya investigados, estructurados y formalizados, ya existen antecedentes sobre ellos.
  • Temas ya investigados pero menos estructurados y formalizados, sobre los cuales se tendrá que profundizar y detallar un poco más. 
  • Temas no investigados

Por todo lo anterior es que se pueden considerar algunos aspectos para generar ideas, como:
  • Las buenas ideas intrigan, alientan y excitan al investigador de manera personal. Por ello debe ser una idea atractiva para él, para que de esta manera le sea fácil involucrarse con ella.
  • Las buenas ideas pueden servir para actualizar o adaptar los planteamientos derivados de investigaciones efectuadas en contextos diferentes.
  • Las buenas ideas de investigación pueden servir para elaborar teorías y la solución de problemas.


Respecto a mi investigación, considero que el enfoque que más se adapta es el de la investigación de tipo cualitativa, porque me servirá para describir a detalle cada elemento que conformará la actualización de imagen, en este caso diseños, colores, textos y gráficos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada